Ir al contenido principal

Entradas

International Love (Parte V)

Esta es una historia que no puede ser llamada una historia de amor, pero que aparentemente parece serlo. Haberlo conocido me hace cuestionarme cada día sobre cosas como el destino, porque por más que busco no encuentro una posible razón, motivo o uso al haberlo conocido, fue más bien como haber caído en una trampa de conejo, yo soy aquel conejo que decidió acercarse a la trampa aun sabiendo que podía ser peligroso. No, quizás este conejo realmente no sabía que era una trampa y sólo se dejó llevar por el señuelo. Esta no es una historia de odio, pero tampoco es una historia de amor, el conejo aún sigue en la trampa y no sabe realmente si debe escapar o seguir ahí, si esto fue el destino, pues ya no creo que “el destino” sea una fuerza justa, luego de querer guiar al conejo a la trampa y dejarlo sin salida. Hasta hoy el conejo ha sido atrapado por más de un año en lo que ha sido un confuso romance trágico que no tiene explicación ni razón de ser, y aun así, por qué lo sostengo?. 
Desde…
Entradas recientes

Sobre romances, reencuentros del pasado y las dudas (parte II)

Es posible que no sea bueno remover el pasado, ya saben la gente que vive del pasado nunca es capaz de seguir adelante, hacia el futuro. Como habia contado en la (parte I), intenté retomar un romance que para mí había quedado pendiente en el pasado, estuve como una leona, esperando entre las plantas a que mi presa estuviese desprevenida (o más bien soltero) para saltar a la acción. Buena idea... mala idea?, bueno creo que es fácil adivinar la respuesta.

Creo que ahora puedo decir que cuando intentas volver a una historia del pasado que por, razones obvias, no funcionó, no es posible creer que traerla al futuro la hará resurgir como el fénix. Algo así como los muertos, que si los traes a la vida se convierte en zombies. La conclusión creo que es sencilla, la historia se repite.... es exactamente como leerse el libro dos veces, esperando que algo nuevo aparezca pero no, el final es el mismo... increible!. Recuerdo que esto terminó, una noche corriendo a los brazos de mi mejor amiga, ll…

CHILE Y LA "PUTA" SELECCIÓN

Visita que no es tan visita, nos entrega un texto que costó en llegar jajaja, y aprovecharemos que el tema no está en boga para sacarlo de bajo del tapete y se replanteen las cosas.
Cuando camino por las calles, hablo con gente, escucho la radio, veo televisión o me conecto a las redes sociales todo lo que veo y escucho está relacionado con el mundial, lo que considero que puede estar bien, después de todo es lo único interesante que está pasando hoy. Esto también conlleva escuchar, hablar, ver y “sentir” la pasión por la roja, no digo que esté mal pero no lo entiendo, cuando juega Chile todos son fanáticos y el país es lo más grande que existe y todos darían la vida por él.
Siempre he dicho que me gustaría ser creyente de una religión, sentir ese fanatismo y bienestar. Bajo esa misma lógica me gustaría creer en la selección, me gustaría sentir esa pasión inexplicable, pero algo en mi no me lo deja. No puedo sentir pasión por un país el cual no tiene los mismos valores que yo, no puedo…

Los amores de verano

Llegó el verano y la poca ropa, la playa, los buenos sixpacks, bíceps, etc también con él! Además claro de los muy conocidísimos amores de verano.

Algunas personas en este tópico son expertos y por ciudad que van dejan a más de algún chiquillo/a enganchado/a, no sé realmente como lo hacen, porque claro, yo no tengo esa facilidad jajaja, o la verdad es que la gran mayoría de mis veranos cuando era enana me los pasaba en Santiago y cuando no estaba en la capitals estaba de novia con algún tipo.

Y bueno, la verdad de las historias de amigas, amigos, novios, ex novios, padres, etc... existen muchos, en verdad demasiados tipos de amores de verano, pero haremos una lista no tan larga... :)

El pueblerino/provinciano/chiquillo de campo/que no casha ná de la capitals
Este es el que generalmente conoces cuando eras peque y te ibas a las playas de los litorales como Pichidangui, Pichilemu, Algarrobo, etc.
A él lo conocías en la típica fogata de la primera noche y te llevaba a dar una vuelta por e…

Volver a los 17...

El título sí tiene que ver en cierta manera y no muy romanticona con la canción de nuestra admirada Violeta Parra... -claramente no después de vivir un siglo... vamos en 1/4 no más no se pase rollos-
Hace tiempo que no escribíamos, por lo obvio, clases, minos, carrete y muchas cosas más, juntando un par de historias, riéndonos de otras, en fin...

¿Por qué volvimos a los 17?, muy simple, ¿Recuerdan a esa edad que pinchar con cualquier tipo ya sea en la micro, en el paradero, caminando por la cashe o en el restorant al que fuiste con tus padres era bastante normal? Aún tenías cara de nena de pesho pero el cuerpo ya de mujer mayorcita lista pa las canchas y como dice claramente Gary Puckett "Con todos los encantos de una mujer, pero sólo somos un bebe disfrazado", esa época en algún momento a medida que empezamos a madurar se va esfumando, ya sea porque te pusiste a pololear o te enamoraste -empotaste- eternamente con un pelotudo o simplemente porque te quedaste pegada en las m…

Mansión de animales...

Desde mi infancia más lejana -y no tan lejana, tampoco soy una tata- me he llevado mejor con los animales que con cualquier intento de ser humano que he conocido. En efecto aquellos seres bípedos con los que me he llevado bien generalmente son aquellos que tienen una percepción muy parecida a la mía.

Recuerdo no tener más de 5 años y decirle a mis padres que odiaba a los seres humanos, que ser cualquier animal no bípedo -si chiquillos, los seres humanos son también animales pa'l que no sepa-, hubiese sido mejor, ellos me miraban extrañados y pseudo orgullosos -opinan muy parecido a mi-, y yo continuaba, de que de mayor sería millonaria -cosa que sigo manteniendo-, algo difícil estudiando lo que estudio, pero decía que compraría una casa en la costa, otra en el cerro y otra en el campo, y otra para mi -todas las anteriores para mi familia y padres, teniendo en cuenta en ese entonces que probablemente ellos se separarían a pesar de lo bien que se llevan. Y sí, hasta hoy mantengo esa…

¿Rebeldía o pose?